Los auditores internos se enfrentan a un panorama de retos y exigencias, ayudan a la organización a responder con diligencia a un ambiente de negocios altamente regulado, cambiante en leyes y con despliegues estratégicos vertiginosos. Conlleva entonces la necesidad de proveer servicios de aseguramiento y consultoría más oportunos y permanentes que prueben que los controles funcionan efectivamente, los riesgos están siendo gestionados y aumenten las posibilidades de alcanzar los objetivos estratégicos trazados por la administración.